Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Las cosas que no nos dijimos

He amaestrado la soledad, hace falta muchísima paciencia. He caminado por ciudades de todo el mundo en busca del aire que respirabas. Dicen que los pensamientos de dos personas que se aman siempre terminan por encontrarse, así que me preguntaba a menudo antes de dormirme por las noches si tú también pensabas en mí cuando yo pensaba en ti; fui a Nueva York, recorrí las calles soñando con verte y temiendo a la vez que ese encuentro se produjera. Cien veces creí reconocerte, y era como si mi corazón dejara de latir cuando la silueta de un hombre me recordaba a ti. Me juré no volver nunca a amar así, es una locura, un abandono de sí mismo imposible.

3 comentarios: