Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 13 de febrero de 2011

Ryta Hayworth y la redención de Shawshank



Así que, bueno, si me pides una respuesta clara a la pregunta de si intento hablarte de un hombre o de la leyenda que fue creciendo alrededor de ese hombre como lo hace la perla alrededor de un granito de arena, tendría que decirte que la respuesta está en algún punto intermedio entre hombre y leyenda. Lo único que sé a ciencia cierta es que Andy Dufresne no era como yo ni como ningún otro individuo que yo haya conocido desde que estoy en la cárcel. Entró en la cárcel con quinientos dólares en su puerta trasera, pero aquel sesudo hijo de perra logró no sé cómo entrar también con algo más. Un sentido de su propia valía, quizás, o la certeza de que al final ganaría él… o quizá fuera sólo el sentido de la libertad, dentro incluso de estos muros grises malditos. Era una especie de luz interior que llevaba consigo a todas partes. Sólo una vez le vi perder esa luz, y también eso forma parte de la historia.

jueves, 3 de febrero de 2011


Volvemos allí donde no existe el azar, donde el alba despunta y acaricia nuestros rostros, lento y ligero. Donde nosotros éramos los equivocados, donde ya no es posible sobrevivir a base de palabras, ni de luces. Volvemos allí donde las respuestas escapan y las evidencias se ponen en nuestra contra.  Allí donde la seguridad huye por la escalera y el tiempo seguía buscando un reloj de pulsera.